Beth Curves chupando una polla pequeña

Generalmente, por no decir totalmente, las chicas preferimos que nos folle un hombre de verdad, que tenga un rabo bien grande, gordo y poderoso, que nos haga un leve daño al penetrar en nuestros respectivos agujeros vaginales y anales, y luego todo ello se traduzca en sumo placer.

¿Desventajas? Por decirlo de alguna manera, es una “desventaja” para el sexo oral. Porque de entrada, comer una polla macro dimensional es súper incómodo, y nos provoca arcadas al intentar ahondar cuando sólo tenemos la punta dentro de la boca.

Pero aún así, es mucho más placentero que el rabo sea contundente y que nos cueste tragarlo cuando nos follan la boca como a desgraciadas. Porque si nos ponemos en la situación contraria, ¿para qué nos sirve una polla mediocre tirando a pequeña si no sentimos nada cuando nos folla?

En este caso, la “ventaja” es que para chuparla es como lamer cualquier pequeña chuchería de caramelo del quiosco. Pero a mí eso no me pone nada, porque no me permite enfrentarme a mis limitaciones y seguir progresando.

Y esto lo comento sin ánimo de ofender a los que tengan sus atributos poco llamativos. ¿Pero qué os supone cuando veis porno, el que la chica sea follada por la boca con un rabo generoso a que sea follada por un pito deleznable?

Para que respondáis con cierto fundamento, os dejo este video de Beth Curves chupando la polla de Pulgarcito.