rubia platino mamando polla

“Qué fea es la hija de puta”. Es lo primero que he pensado al ver el POV de esta rubia norteamericana. Aunque sea rubia y de ojos azules, se cae el mito: Es feísima, pero tiene una fealdad poco genética… Digamos que la expresión de su cara se debe a las muecas forzadas al mamar pollas como una loca.

Es una teoría mía que llevo manteniendo desde hace algún tiempo, y creo que no me equivoco. Al igual que reírse abierta y continuadamente provoca marcas de expresión en las comisuras de los labios y frente, chupar pollas grandes y gordas, deforma la cara

Pero oye, que sarna con gusto no pica, y a ella parece que le encanta. Mirad el polvazo que se marca aquí la rubia con el amigo en un baño público. Y todo lo que afea una polla grande en la boca, al culo lo embellece.