creampie a una gorda

No todas las gordas viven con complejos encerradas en su casa, acojonadas en una esquina. Mi admiración se despierta cada vez que veo vídeos amateur de chicas con kilos de más, chicas que no destacan por su belleza pero sí por su naturalidad, su goce sexual, su exteriorización placentera sin darle importancia a su carne sobrante.

Está claro que a nadie le gusta estar gordo, que es más incómodo para follar y ponerse en según qué posturas, pero se puede ser una persona algo gorda y con una vida sexual saludable (otra cosa es que no exista persona que sea capaz de encontrarle el clítoris).

Aquí os va una ración de creampie a una chica gruesecilla en todo el chochamen, una morena como unos melones como balones, de vientre prominente y lo más rico de su cuerpo, que es su coño lechoso como un filete de solomillo al cabrales.