Doble anal, Triple penetración anal

Hay tres variantes de las dobles penetraciones: la doble vaginal, la doble anal y la doble vaginal y anal. La más común es, por cuestiones prácticas, la anal/vaginal, una polla en cada agujero y a pegar saltos de placer sin apenas poder moverse entre dos fornidos cuerpos de hombre.

Por otro lado está la doble vaginal, que ya necesita un poco más de dedicación lubricatoria para poder insertar un par de pollas y que no se rasgue el coño en el intento.

Y en tercer lugar, está la doble anal, que es la más dura y complicada. Cuando ya de por sí cuesta una sodomización con un solo rabo, imagínate lo que es dilatar el recto para dos pollas… ¡¡¡o incluso tres!!! ¡¡¡Una triple anal!!! Al final, siempre es cuestión de práctica y mucho lubricante, pero 3 pollas o tres consoladores, o dos consoladores y una polla como en el vídeo, ya es complicado de manejar. Pero no imposible.