enfermera haciendo una paja a un paciente

Qué será lo que tienen los uniformes, que tanto morbo dan, que tantas fantasías despiertan y que tantas escenificaciones inspiran en unos ambientes totalmente simulados.

Pero como digo siempre, fantasear es gratis, y si hay medios para llevar a cabo esas fantasías, mucho mejor. Las simulaciones de profesiones, los juegos de roles laborales, ya sean policía-recluso, profesor-colegiala, o en este caso, enfermera-paciente, son un gran aliciente a la hora de disfrutar del sexo. A mí al menos, me sacan la excitación de debajo de las piedras.

Imaginaros que vais al hospital a donar semen con dolor de testículos por una excesiva cantidad de sustancia láctea concentrada, y la enferma os pone en la camilla a cuatro patas, como si fueseis perros en el veterinario. De esa forma os drena toda la bolsa escrotal, haciéndoos un pajote desde atrás y con la ayuda de un dedo introducido en el ano estimulando el punto G.

Vale, que sí, que eso sólo pasa en las películas porno de serie B, ¿pero por qué no llevarlo a cabo de forma amateur? Si seguro que lo estáis deseando, tontitos, y si no es eso, cualquier otra fantasía-fetiche de rol.

A mí me vale casi todo, ¿pero a vosotros? ¿Qué os atrae más?