rapada comiendo rabo

Es hora de follar… y de grabar. Así lo dice y así lo hace esta chica con su novio a la hora programada para que empiecen a magrearse y a meterse la polla por el correspondiente agujero.

Sin ocultar los rostros, sin ocultar nada, esta pareja se graba follando como si se grabaran haciendo un plato para algún canal de televisión de cocina. Sin ocultismos ni censuras.

La chica es un tanto especial, a mí no me gusta nada. Su cuerpo no encaja en mi prototipo y su cara, redonda como una pelota de billar y llena de piercings, no me seduce ni a oscuras. Y ya ni hablar de su corte de pelo a lo “lesbiano”, casi rapada.

Él también es un tipo peculiar, barbudo y de aspecto desaliñado, pero al menos no se le ve tanto. Follan y requetefollan y parecen pasárselo muy bien, pues la caralesbiana es de las que gozan de unos buenos pollazos exteriorizando sus sensaciones con risas, como si de un sobaco se tratase su punto G.

Pero eso sí, para feos, feas, guapos, guapas, gordos, gordas… siempre hay alguno momento que es el de… la hora de follar.