follando con un rabo de goma negro gigante

He aquí una muestra clara de que lo importante para un buen polvo, radica exclusivamente en la dureza de la polla que te perfora y las ganas que tengas de clavarte en ella.

No existe nada más. Ni preliminares absurdos, ni sentimientos, ni nada. Si no vas cachond@ desde el comienzo, es que algo falla.

Como vemos en el video, ni el habitáculo es un loft de lujo, ni un Cinco Claveles, ni la música del Top Ten Mundial, aún así, sin importarles un carajote el ambiente que ‘los’ rodea, la morenaza del video se empala a la perfección en la polla tiesa de su ¿compañero?, engulléndola hasta el fondo de su cueva y sin llegar a aplastarle los huevos con sus movimientos, dada la gran dimensión de éste. A él no parece preocuparle lo más mínimo, en esos momentos no hay molestias, la sangre está concentrada en el aparato viril impidiendo cualquier síntoma de dolor que pudieran provocar los movimientos de ‘su’ chica.

Hay mucha pasión, y bastante precoz. La polla se corre como un caballo y sigue tiesa… ¡Oh! ¡Si es un rabo de plástico! ¡Y el semen es medio brick de Central Lechera Asturiana Entera!

Señores pajilleros, como decía al principio, he aquí la muestra y la evidencia de que para un buen polvo, lo que importa es la dureza del rabo.