Follar en el gimnasio

El gimnasio es uno de los sitios donde más situaciones de morbo se dan y más se reprimen. Es normal, los chicos vais marcando musculito y culo prieto, y nosotras vamos estupendas con nuestras mallas apretadas y top marcando pezones si no llevamos un buen sujetador.

Además de liberar endorfinas con el deporte, estrés, sudor, sobre todo liberamos hormonas, porque tanto vosotros como nosotras nos ponemos guarros a tope mirando un@s para otr@s mientras hacemos bici o cinta y nos botan las tetas y a vosotros el paquete.  

La parte más interesante sería la de mezclarnos en los vestuarios y hacer una macro orgía en las duchas, esa nos la llevamos a casa, a la cama, y la recordamos haciéndonos una paja o follando con la pareja. Sólo un 1% no tienen esa mala suerte, y suelen ser los monitores o altos cargos de los gimnasios que pueden follar con quien les apetezca cuando ya se han ido todos los clientes deportistas.