Masaje erótico que acaba en trío

La vida es corta y hay pollas muy largas como para reducirla a una vida simple, convencional, rutinaria y aburrida. Y léase como algo metafórico, porque de pollas no es que vaya a hablar mucho.

Con la ola de calor que tenemos encima, lo que más nos puede apetecer ahora es estar de vacaciones y reclutarse en un apartamento con un buen aire acondicionado y un par de amigos. Una amiga macizota, un amigo macizote. Un trío de verano.

Gente liberal, sin limitaciones y con muchas ganas de pasarlo bien, de esa con la que en cualquier momento te puede surgir una peripecia sexual que en tu vida has imaginado. ¿Cómo qué? Pues por ejemplo un masaje chica-chica que se torna en masturbación, comidita de coño, babas, lametones, mordiscos y es reforzado con el pollón del amigo. El sueño de cualquier persona normal con un poco de morbo e imaginación sexual, otra cosa es que luego no queramos reconocerlo :-)

Así da gusto irse de vacaciones, pero irse para no volver.