Este es un matrimonio normal y corriente al que le gusta follar por las mañanas, un buen polvete matutino es el mejor desayuno para ir con ganas a trabajar. Se levantan 15 minutos antes para dedicarlos al sexo y no les da ninguna pereza porque les encanta.

Ella espera pacientemente desnuda en la cama a que su marido coloque la camara para grabarse follando y luego comienzan con el tema. Follan en la postura del misionero, luego a 4 patas, ella se pone encima y se lo monta con energía y unas cuantas posturas más hasta que se corren a la vez.