Papá follándose a la canguro

A todo papá en edad de merecer, con un nene pequeño y una mujer trabajadora, a la hora de recibir a la canguro en casa para que cuide al niño y, si ha lugar, realice alguna tarea doméstica, no vamos a negar que el primer pensamiento que pasa por la cabeza del padre es follársela (si está buena, que eso lo vamos a dar por hecho).

Este tipo de oficios que convierten a la chica en un objeto de deseo sexual. Por su condición, por el atractivo con el que se les relaciona, por su juventud… Así se la vida de la babysitter follable.

Hay más papás de los que pensamos, que en la ausencia, lejanía y desconocimiento de sus mujeres, han tenido sexo con la canguro mientras el hijito duerme. Esos morbos prohibidos y oscuros, que cuanto más prohibidos son, más apetecen.

Feliz paja.