tres pijas follando con un ken

Imagínate a tres pivitas para ti, pero no tres chicas cualesquiera, sino auténticas hembras recién sacadas de un anuncio de Porcelanosa. Aquí las tienes, y no son ficción, sólo un porno diferente y elegante. Las actrices tal cual podrían ser las hijas de la Preysler, de aspecto frágil, refinado, de esas apariencias que a vosotros aún os más ganas de darles duro.

Nos ponemos en situación y vemos a tres Barbies follándose a su Ken. Parten de una situación morbosa, una insinuación a través de la cristalera de un complejo hotelero de alto standing. Cine porno mudo, sin diálogos, sin casi gemidos, esta parte quizás lo hace un poco raro y menos estimulante. ¡¡No transmiten sentir placer!!

No deja de ser un vídeo porno delicioso, algo pocas veces visto, que es sutileza y porno en una misma grabación. Los movimientos, los juegos, la preciosidad de chicas y la monada de chico hacen de este vídeo una casi utopía para el resto de los mortales.

Y es en este punto cuando yo me pregunto si gemir sin reprimirse y ser un poco zorra en el sexo, lo convierte en menos elegante. Lo contradictorio en mi mente es que este vídeo me pone muy mucho, mucho… ¡hasta la cara de asco de la afortunada que se lleva todo el lecharazo en la boca!

¿Así follan las pijas? ¿Así follan en la casa Preysler? No creo…