porno follando en la cocina

Yo no sé qué tienen las cocinas para concentrar, además de grasa en el horno y en la campana, tanto poder erótico como concentran, a juzgar por la cantidad de vídeos porno que se ven en Internet de parejas amateur follando en la cocina, así como de vídeos porno profesionales.

Quizás el “aquí te pillo, aquí te mato”. El hecho de que la chica, vestida normal o de pornochacha con cofia, sea pillada de improvisto haciendo rosquillas o cocinando una fabada asturiana, eso pone mucho y le da mucho énfasis al polvo. 

Es un tipo de sexo con más peligro que muchas prácticas sadomasoquistas, porque según lo que se esté haciendo, se corre el riesgo de que se provoque algún accidente casero, como salir ardiendo follando a cuatro patas con las manos encima de la vitrocerámica, o que las morcillas de la fabada salgan disparadas contra el techo de la presión…

Pero hay riesgos que merece la pena vivir: A la cocina a follar, que el mundo se va a acabar.